El Patronato Machu Picchu y el valor cultural de Perú

Reconociendo el alto poder de la historia en una población, el Patronato Machu Picchu ejecuta proyectos encaminados a resaltar la cultura de las comunidades peruanas en Cuzco y en la zona alto andina.

 
Patronato Machu Picchu
Fotografía: Toni Rivera
 

Esta asociación intenta proteger el patrimonio cultural y natural de Perú, trabajando desde el ámbito social, ecológico, turístico y de identidad. Creando oportunidades para alcanzar un desarrollo sostenible.

 

La conservación y el respeto hacia el medio ambiente, lo desarrollan a través de programas de educación a las comunidades, sensibilización ecológica y ecoturismo.

 

El Puente Inca Q´eswachakaes

 

Según la fundadora de la organización, Carmen Arróspide, uno de los primeros proyectos y más resaltante del Patronato Machu Picchu, es la ayuda que presta a la comunidad para la restauración anual del Puente Inca Q´eswachakaes, el último puente colgante de los Incas, que está próximo a convertirse en patrimonio de la humanidad por la Unesco.

 

Es hecho de cuerdas de fibras vegetales, lo realizan los integrantes del distrito de Quehue durante una festividad cada año. Mide 33 metros de largo y 1,20 metros de ancho, a una altura de 15 metros por encima del río.

 

Tanto el Patronato Machu Picchu como la población esperan que con este reconocimiento se otorgue el valor cultural al pueblo por la labor que realizan al mantener el puente, y de esta manera contribuir al desarrollo socio económico y garantizar la protección del patrimonio de Perú.

 

El apoyo del Patronato Machu Picchu a la conservación de especies

 

A través de un convenio suscrito con el Instituto Nacional de Innovación Agraria, la asociación maneja un jardín botánico con más de 70 especies de flora, en el distrito de Anta en los Andenes de Zurite.

 

El Jardín Botánico de Zurite muestra plantas nativas y busca concienciar a la población y turistas sobre la biodiversidad y los programas de conservación. De igual forma desde allí se realizan proyectos de investigación sobre plantas andinas y selváticas. Entre los estudios se encuentra el de adaptación a cambios climáticos.

 
Patronato Machu Picchu
Fotografía: Toni Rivera
 

Para el ingeniero agrónomo y responsable del jardín botánico, Víctor Nina Montiel, una de las preocupaciones de la organización es garantizar un registro de germoplasma peruano, ya que debido a la diversidad que poseen, es de vital importancia el reconocimiento internacional para la conservación de todas las especies.

 

A través de la historia, los peruanos han tenido un gran conocimiento en plantas, no solo desde el punto de vista alimenticio, sino además medicinal. Pero en los últimos años, una nueva generación alejada de la vida del campo, ha olvidado o relegado los grandes aportes de sus antepasados para solucionar los problemas de salud.

 

“Con este jardín botánico se intenta conservar parte del germoplasma de Perú, y enseñar a la comunidad un conocimiento que tiene cientos de años, y así continuar las tradiciones y preservar el patrimonio cultural de este país”, señaló Montiel.

 

Turismo rural en Cuzco

 
Patronato Machu Picchu
Fotografía: Toni Rivera
 

Otro de los programas desarrollados por el patronato, es Casa Habitante, un emprendimiento turístico comunitario, en donde la ONG brinda sus conocimientos a los pobladores, para que estos puedan ofrecer hospedaje de calidad a visitantes de todo el mundo, y que además muestren las costumbres y vida cotidiana de las comunidades andinas de Perú. Y con ello, ampliar las perspectivas económicas de la zona.