Las 37 mejores frases de Isabel Allende

Isabel Allende es una escritora chilena, considerada la autora viva de lengua española más leída del mundo. Con más de veinte novelas publicadas la novelista ha cautivado a lectores de todo el mundo. Entre sus libros más vendidos se encuentran La Casa de los Espíritus, De Amor y de Sombra, Paula y El Amante Japonés. Las mejores frases de Isabel Allende en estas novelas a continuación:

Frases de Isabel Allende
Fotografía: Lori Barra

La Casa de los Espíritus

“Igual que en el momento de venir al mundo, al morir tenemos miedo de lo desconocido. Pero el miedo es algo interior que no tiene nada que ver con la realidad. Morir es como nacer: solo un cambio”.

“Me será muy difícil vengar a todos los que tienen que ser vengados, porque mi venganza no sería más que otra parte del mismo rito inexorable”.

“La Alimentó de fantasías, la idealizó, la defendió con fiereza, la depuró de las verdades prosaicas y pudo convertirla en un amor de novela”.

“Tenía la idea de que al poner nombre a los problemas, estos se materializan y ya no es posible ignorarlos; en cambio, si se mantienen en el limbo de las palabras no dichas, pueden desaparecer solos, con el transcurso del tiempo”.

“Era uno de esos seres nacidos para la grandeza de un solo amor, para el odio exagerado, para la venganza apocalíptica y para el heroísmo más sublime”.

“Tal vez temía que ese grandioso amor, que había resistido tantas pruebas, no pudiera sobrevivir a la más terrible de todas: la convivencia”.

“Me alegra de que hayas elegido esa profesión. si lo que quieres es andar armado, entre ser delincuente o ser policía, es mejor ser policía, porque tienes impunidad”.

“La fuerza de ese inconmovible sentimiento la salvó de la mediocridad y de la tristeza de su destino”.

De Amor y de Sombra

“Tenía un pie en la ilusión obligada y otro en la realidad secreta”.

“Solo el amor con su ciencia nos vuelve tan inocentes”.

“La memoria de la carne es frágil”.

“Compartieron una alegre relación y no la llamaron amor”.

“Su vida estaba hecha de ruinas encadenadas sin variantes, salvo aquellas marcadas por las estaciones”.

“Las fotografías engañan al tiempo, suspendiéndolo en un trozo de cartón donde el alma queda bocabajo”.

“Lo puedo leer en tus ojos, vienes de una noche de amor”.

“El orgullo de quien se cree hermosa daba a su andar un ritmo insolente”.

“Ante la imposibilidad de eliminar la miseria, se prohibió mencionarla. Las noticias de la prensa eran tranquilizadoras, vivían en un reino encantado”.

“Ella se consideraba a sí misma como un cometa navegando en el viento y, asustada de su propio motín interior, cedía a veces a la tentación de pensar en alguien que pusiera freno a sus impulsos”.

Paula

“Silencio antes de nacer, silencio después de la muerte, la vida es puro ruido entre dos insondables silencios”.

“La escritura es una larga introspección, es un viaje hacia las cavernas más oscuras de la conciencia, una lenta meditación”.

“Una parte de su alma escapaba hacia el abismo de los sueños”.

“Si escribo algo, temo que suceda, si amo demasiado a alguien temo perderlo; sin embargo no puedo dejar de escribir ni de amar”.

“Aprendí pronto que al emigrar se pierden las muletas que han servido de sostén hasta entonces, hay que comenzar desde cero, porque el pasado se borra de un plumazo y a nadie le importa de dónde uno viene o qué ha hecho antes».

“¿Qué hay al otro lado de la vida? ¿Es solo noche silenciosa y soledad? ¿Qué queda cuando no hay deseos, recuerdos ni esperanzas? ¿Qué hay en la muerte? Si pudiera permanecer inmóvil, sin hablar ni pensar, sin suplicar, llorar, recordar o esperar, si pudiera sumergirme en el silencio más completo, tal vez entonces podría oírte, hija”.

“Ambos momentos se parecen mucho, el nacimiento y la muerte están hechos del mismo material”.

“En los momentos más duros de mi existencia, cuando me ha parecido que se cierran todas las puertas, el sabor de esos damascos me viene a la boca para consolarme con la idea de que la abundancia está al alcance de la mano, si uno sabe encontrarla”.

“El dolor es inevitable en el paso por esta vida, pero dicen que casi siempre es tolerable si no se le opone resistencia y no se agregan miedo y angustia”.

El Amante Japonés

“La edad, por sí sola, no hace a nadie mejor ni más sabio, solo acentúa lo que cada uno ha sido siempre”.

“Hay mucha gente buena pero es discreta. Los malos, en cambio, hacen mucho ruido, por eso se notan más”.

“Eso pasa con la edad: las historias del pasado cobran vida y se nos pegan en la piel”.

“Mi primera vida terminó, ahora comienza la segunda. A veces me verás deprimida o exasperada, pero no me hagas caso, porque no me va a durar”.

“A cualquier edad es preciso un propósito en la vida. Es la mejor cura contra muchos males”.

“Me explicaste que de la quietud nace la inspiración y del movimiento surge la creatividad”.

“Para qué perder municiones en buitres”.

“Se avanza paso a paso hacia el final, unos más rápidamente que otros, y por el camino se va perdiendo todo. No se puede llevar nada al otro lado de la muerte”.

“Hay pasiones que son incendios hasta que las ahoga el destino de un zarpazo y aun así quedan brasas calientes listas para arder apenas se les da oxígeno”.

“¿Para qué apegarnos a lo que vamos a perder de todos modos?”.