El turismo, las leyendas y el arte del Cementerio de la Recoleta

Considerado un museo al aire libre, el Cementerio de la Recoleta es uno de los más importantes del mundo (junto al Staglieno en Génova y el Père Lachaise de París) por desarrollar un concepto de arte y por albergar los restos de celebridades y reconocidas personalidades nacionales e internacionales.

 
La Recoleta
Fotografía: Toni Rivera
 

La necrópolis fue diseñada por el arquitecto francés Próspero Castelin, e inaugurada en el año 1822, en el distinguido barrio de la Recoleta en Buenos Aires. Actualmente cuenta con poco menos de cinco mil sepulcros a perpetuidad, de los cuales noventa han sido nombrados Monumento Histórico Nacional.

 

Sus intrincados callejones trasladan por tramos de la tradición bonaerense a los centenares de turistas que recorren semanalmente el lugar. El cementerio se encuentra abierto al público de 7 de la mañana a 6 de la tarde, y el turista puede realizar la visita ya sea guiada o por su cuenta, por las diferentes veredas que exponen esculturas y bóvedas labradas en mármol, granito, bronce y oro. Mostrando pequeñas piezas de la historia argentina.

 

La vida, la muerte y la religión

 

El también Museo Histórico Nacional desde 1946, cuenta con más de cincuenta mil metros cuadrados. En el año 1880 fue remodelado por primera vez luego de algún tiempo en abandono. Desde la fecha, posee un pórtico formado por columnas de orden dórico griego e inscripciones en latín. Así mismo, en su fachada destacan trece alegorías de la vida y la muerte.

 

En un principio fue un cementerio católico, perdiendo la condición de camposanto en el año 1853, cuando el Presidente Bartolomé Mitre, concedió un permiso para permitir el entierro del francmasón Blas Agüero. Debido a esta decisión el arzobispo de Buenos Aires para el momento retiró la bendición y por lo tanto la condición de santidad a la necrópolis.

 
La Recoleta
Fotografía: Toni Rivera
 

Sin duda el Cementerio de la Recoleta, es un punto de atracción para los turistas interesados en las costumbres argentinas, las curiosidades de la ciudad porteña, y la arquitectura y arte funerales. En estos sepulcros se encuentran los restos de reconocidas personalidades argentinas, como héroes de la independencia, presidentes, escritores, políticos y militares.

 

La bóveda más visitada y que despierta mayor curiosidad es la de la familia Duarte, donde se encuentran los restos de Evita Perón. Allí es corriente encontrar cartas y flores de sus seguidores.

 

Historias, mitos y fantasmas del Cementerio de la Recoleta

 

Las imponentes esculturas demuestran a los visitantes, a través de la simbología, la historia en vida de sus eternos habitantes. Son muchas las leyendas que entorno al osario, algunas de amor, otras de fatalidad, aquí algunas de las curiosidades:

 
  • La cúpula de los esposos del Carril, muestra las esculturas de ambos de espalda, como muestra de la rabia que según ellos sentirían hasta después de la muerte, luego de más de veinte años sin hablarse en vida.
  • La bóveda de Rufina Cambaceres, fue encontrada poco después de su entierro en extrañas circunstancias, lo que sugiere que la joven habría sufrido una catalepsia y una posterior muerte dentro del pabellón. Hay quienes afirman haber visto su espíritu deambular por la necrópolis.
  • Se dice que David Alleno, un cuidador del Cementerio de la Recoleta, se suicidó para estrenar su bóveda, la cual lo presenta a él con ropa de trabajo, instrumentos de limpieza y las llaves del cementerio.
  • La única escultura en la Recoleta que muestra a una mascota, es la de Liliana Crociati y su perro Sabú. Ella murió durante su luna miel, cuando un alud golpeó el hotel donde se hospedaba. Se dice que un misterioso hombre deja siempre flores en su tumba con frecuencia.
  • Próspero Fernández Alvariño ingresó al mausoleo y cercenó la cabeza de Juan Duarte (hermano de Evita Perón) para probar que este no se había suicidado. Afirman que la usaba para intimidar a sus subordinados en la policía.
  • La revista “Architectural Digest” eligió al Cementerio de la Recoleta entre las necrópolis más bellas del mundo.
    Cementerio de la Recoleta
    Fotografías: Toni Rivera
  • En el lugar reposan veinticinco presidentes argentinos y doscientos héroes de la independencia.
  • Entre las reconocidas figuras que descansan allí se encuentran dos premios Nóbel. Carlos Saavedra Lamas recibió el Premio Nóbel de la Paz en 1936. Y Luis Federico Leloir ganó el Premio Nóbel de Química en 1970.
  • Otra de las extrañas historias incluye a tres amigos que decidieron conmemorar su amistad levantando un monumento en el cementerio. Nueve meses después Adolfo Mitre, Benigno Lugones y Alberto Navarro, murieron por diferentes causas.
  • Entre los escritores destacados se encuentra José Hernández reconocido por sus poemas al gaucho y su vida, en “Martín Fierro”. Así como Victoria Ocampo, Miguel Cané, Adolfo Bioy y Olegario Andrade.
  • Aunque no era común para la época sepultar a los empleados domésticos junto a los patrones, la familia Sáenz Valiente enterró junto a ellos en el panteón familiar a una esclava liberta, sin embargo la dejaron fuera de su cripta.
  • El reconocido escritor Jorge Luis Borges quería que sus restos estuvieran en el panteón familiar en la Recoleta junto a sus padres y abuelos, finalmente fue enterrado en Suiza, país donde falleció.
  Más turismo por latinoamérica